Visitor

Translate

Mostrando entradas con la etiqueta Mensajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mensajes. Mostrar todas las entradas

Todos los sentimientos que una vez perdí los recuperé.

Todo volvió a su cauce... 
Todos los sentimientos que una vez perdí los recuperé. 
Cogí un barco y los pesqué donde una vez los tiré. 
Los cogí y los guardé en un sitio secreto, bajo llave. 
Donde nadie me los cogiera y volviera a jugar con ellos. 

Donde yo pudiera mostrarlos si quisiera. 
Donde la única que tiene la llave soy yo.
Es un lugar perfecto, hecho a mi manera. 
Porque soy yo la dueña de todo eso.

Allí donde mi imaginación hecha a volar para después volver
 y plasmar mis historias en papel y que la gente lo lea y vea
 que cada uno puede tener su sitio secreto. 
Ese lugar donde podemos guardar recuerdos e historias...
 para soñar y dejarse llevar por la magia de saber plasmar lo que se siente.



You've Got Mail.

Paseando por el teclado, y con uno que otro vistazo a la pantalla, en medio de cables y corriente, encontré un corazón. Estaba enredado entre los correctores de ortografía, entre paréntesis. En uno de sus pies se notaban lace raciones causadas, tal vez, por un intento de escape. Intento de escape, luego de meterse en problemas usando la cibernética.

Le pregunté qué hacía tan delicada persona en ese mundo de frialdad y me contestó que se debía a que él no creía que con incursionar en un chat habrían consecuencias ni lamentos, pero lo cierto es que, con ese dolor, con esa forma, con esas ganas de aventurarse, se decidió a pedirle a sus manos que teclearan un par de frases y de rimas. 

Todo bien, todo en orden. Era enviar un sobre y esperar el próximo. El otro remitente estaba como a 8 mil kilómetros, y eso hacía que todo fuese seguro, fácil de dejar. Pero, -me contó- que era así como las drogas un fuerte vicio del que quedó prendado. 

No pudo más dejar de escribir y contestar. A veces no comía, a veces no iba al baño, sólo esperando a que saliese el aviso de “tienes un mensaje”.  Cuando llegaba, había fiesta, había un silente júbilo que se alimentaba desde la aparición del mensaje hasta los dos clicks, desde cuando todo se transformaba en expectativa. “Era todo un loco escenario, si te pones a ver”, dijo, “porque cuando conocí la posibilidad, la negaba desde siempre, y ahora, algún tiempo después, soy esclavo a tiempo completo de este artefacto juntado con mi soledad”.

Ahora, luego de varios corrientazos, de varias ausencias del otro lado, se pueden ver cicatrices y heridas aún sin curar. No se sabe si hay ya escapatoria, o si, por el contrario, ese corazón habrá de andar, de ahora en adelante, con la mirada perdida, buscando unos ojos que no vio, unos labios que no besó, una manos que no acarició. Así nos pasa a muchos mis queridos amigos cuando buscamos amor por internet.


Mensajes que son Caricias al corazón.


Estuve esta tarde 
( mi tarde y tu madrugada)
 en tu blog
"La Soledad".
Búscame cuando estés triste. 
Deja conmigo tu tristeza y vuelve a los tuyos 
con alegría y optimismo.
No me importa que vengas triste; 
me importa que me necesites. 
Me importa que sea parte de tu vida.
Un beso en la rodilla derecha,
Manuel.


 Esto lo recibí anoche de alguien que me lee desde el Japón.
Gracias Manuel por siempre estar cuando necesito gritar.

Te invito a soñar porque el cielo puede estar en cualquier lugar.


Muchas veces no sabemos hasta donde alcanza un acto que para nosotros puede parecer simbólico, como una sonrisa de acogida a alguien, como una mirada de cariño, como escuchar a un amigo, como mandar un e-mail, como hacer una llamada, como ser los primeros en disculparnos, como decirle a alguien "Te quiero" , como devolver una estrella al mar o como enviar en una imagen un trozo de cielo a alguien, por que de alguna manera estamos construyendo un cielo en miniatura y aunque para el resto de los humanos pase desapercibido, seguro que para esa persona es importante.

Hoy los invito a soñar, 
porque el cielo puede estar en cualquier lugar
 y no necesitamos morir para mirarlo.


Te invito a soñar porque el cielo puede estar en cualquier lugar.

No te veo, no te hablo, no te llamo, pero cuando escribo te pienso.


El desamor:

Quizás pensamos que mientras más lo "vivamos" menos nos dolerá pero ahí esta. ¿Y cambiaría en algo si te dijera que nadie te iba a querer nunca como yo pude haberte querido? Te dije que yo no escribía para ti, ¿ y que esperabas idiota ? Esas palabras fueran falsas. No te veo, no te hablo, no te llamo, pero cuando escribo te pienso. Nunca aprendí a quejarme pero sí a sentir. Hay otras hombres en el mundo lo sé, lo he sabido siempre. Más guapos, más altos, más listos, pero no son tú, no serán tú.


Lindo.

Las noches me saben a puro dolor...

Perdona si te estoy llamando en este momento
Pero me hacia falta escuchar de nuevo
aunque sea un instante tu respiracion.



Disculpa se que estoy violando nuestro juramento. Se que estas con alguien, que no es el momento,
pero hay algo urgente que decirte este hoy. Estoy muriendo, muriendo por verte, agonizando muy lento y muy fuerte. Vida, devuelve me mis fantasías,, mis ganas de vivir la vida. Devuelve me el aire...Cariño mio, sin ti yo me siento vació. Las tardes son un laberinto y las noches me saben a puro dolor...Quisiera decirte que hoy estoy de maravilla. Que no me ha afectado lo de tu partida pero con un dedo no se tapa el sol.





Te propongo que nos amemos.

Te propongo irnos a algún lugar perdido.. donde no nos pueda encontrar nadie, con la excusa de que son vacaciones para poder quedarnos ahí toda la vida. Quiero que aquel lugar en el que nos perdamos tenga playa y montaña, una casa acogedora, rodeada de maravillosas flores para que así se impregnen los distintos aromas en nuestra estancia, pero lo más preciso e importante de todo, que solo estemos nosotros dos, teniendo cada día una historia diferente que contar, pero con una norma importante en todas, que sea una historia perfecta, de nosotros, siendo las más bonita de todo el mundo, para así poder difundirlas y que todos nos envidien, y para que también puedan conocer como es el verdadero amor y la famosa felicidad que todo el mundo busca pero nadie encuentra.

Te propongo que nos amemos.